Crema antiarrugas a partir de los 30 años

 

Cumplir los 30 no es señal de ser mayor, al contrario, para muchos la entrada en la treintena significa ganar en seguridad y felicidad. Sin embargo, en esta década se suele reparar en la aparición de signos de envejecimiento e intentar cuidarse un poco más. El cuerpo no responde como antes y es cuando más agradece prestar atención a la dieta, hacer ejercicio y dormir convenientemente. Tampoco es tarde para iniciar una rutina de cuidados faciales que aporte los nutrientes que la piel necesita en este momento, especialmente si ya se ha detectado alguna línea de expresión o arruga marcada. Mantener un rostro luminoso y saludable puede ser complicado al rebasar la tercera década de vida, pero no misión imposible. Una dosis diaria de antioxidantes e incluir una crema antiarrugas a partir de los 30 es una pista de lo que se debe hacer llegada a esa edad para lucir una tez fresca y descansada como a los 20.

¿Cómo cuidar la piel a partir de los 30?

  • La prevención es clave. Cuanto antes empieces a mimar la piel, más y mejores resultados obtendrás. Si has esperado hasta los 30 para incluir una crema anti-edad en tu rutina, no te preocupes, aún queda margen, pero debes apostar por una rica en ingredientes hidratantes y renovadores lo antes posible, ya que en esta época la epidermis retiene peor el agua, se ralentiza la capacidad natural de renovación y la producción de colágeno y elastina decae. Nuestro consejo es apostar por ingredientes activos eficaces de origen natural, como el aceite de oliva BIO, que incluimos en todos los productos con certificación ECOCERT de La Provençale BIO, porque contiene polifenoles de acción antioxidante. Concretamente te recomendamos dos referencias básicas:
  • Crema Anti-edad de Día: un básico que incrementa la hidratación, alisa y reafirma el rostro. Elaborada a partir del poder de nuestro aceite de oliva BIO, rico en polifenoles antioxidantes, esta crema combate eficazmente las arrugas y suaviza las líneas de expresión. El resultado es mayor firmeza, elasticidad y brillo, al mejorar la renovación cutánea.
  • Crema Antiarrugas: su fórmula, tres veces más rica en polifenoles antioxidantes que la anterior, asegura una lucha eficaz contra arrugas y líneas de expresión. Al instante la piel se nota más hidratada y tonificada, revitalizada, redensificada y suave. Su textura fundente, pero ligera al ser de aceite en agua, y aroma floral harán que disfrutes aplicándola, mientras proteges la superficie de las agresiones externas.
    • No sin mi protector solar. La radiación ultravioleta no solo es la responsable de ponernos morenos, sino también de la aparición de manchas o de señales de envejecimiento prematuro, como arrugas y líneas de expresión. Por eso es tan importante tener como un mantra la aplicación de filtro solar que bloquee la acción de los rayos UVA y UVB durante todo el año. Reaplicar al paso de las horas en toda la piel expuesta (escote, cuello, nuca, brazos y orejas incluidas) y no olvidarnos de él, aunque esté nublado o no se acuda a la playa o piscina, son otras excelentes sugerencias a tener en cuenta. Incluir pañuelos o gorros protectores también lo es, así que toma nota para que el sol no añada ni un año más a la cifra biológica.
    • Apuesta por activos eficaces, como los polifenoles. Los polifenoles, moléculas conocidas por su poder antioxidante y presentes en numerosas plantas, actúan como un escudo protector frente a las agresiones externas. En nuestro aceite de oliva se encuentran en una cantidad importante, la cual les hace jugar un papel clave en el mantenimiento de la calidad y propiedades beneficiosas del aceite. La actividad antioxidante de los polifenoles es particularmente interesante para nuestra piel, que sufre diariamente un estrés oxidativo debido a los rayos UV, la polución o el tabaco, lo que se traduce en la aparición de radicales libres, implicados en el envejecimiento prematuro. Capturando estos, los polifenoles protegen la piel frente a la oxidación y por tanto frente a los signos de la edad, ayudando a preservar su juventud y luminosidad.
    • Sé consistente. Una rutina sin constancia no sirve de nada. No hace falta complicarse, solo mantener un hábito de aplicación de los cuidados anti-envejecimiento elegidos. Esto no quiere decir que los productos elegidos sean inamovibles, debes escuchar a tu piel y lo que te pide en cada momento; más bien que dediques unos minutos diarios a aplicar tu rutina. Así, te proponemos dos alternativas más para rotar con los cuidados anti-arrugas básicos que te presentamos anteriormente:
    • Crema Anti-edad de Noche: actúa durante el descanso nocturno regenerando la piel y combatiendo eficazmente las arrugas y líneas de expresión. Al despertar el rostro tiene un aspecto descansado, tonificado y regenerado. Día a día la piel está radiante y firme, recuperando su comodidad y elasticidad.
    • Aceite Sérum Anti-edad de Noche: gracias al aceite de oliva BIO, rico en polifenoles antioxidantes y vitamina E, este producto actúa para proporcionar una piel lisa, suave y saludable. Combina la acción de otros aceites vegetales, como el de argán BIO, jojoba BIO y camelina, para ayudar a disminuir los signos de fatiga.
      • Dale tiempo. Los cambios no ocurren de la noche a la mañana, la paciencia es crucial. Ten en cuenta que el ciclo natural de regeneración celular es de unos 28 días, así que usar como mínimo lo productos en ese plazo te dará una mejor idea de lo que pueden conseguir en tu piel. Confía en los ingredientes activos, especialmente si son nutritivos, reparadores, hidratantes y antioxidantes como los de La Provençale BIO , porque al cabo de unos días notarás resultados.

      ¿Necesitas algún consejo más? Aquí hablamos largo y tendido de cómo implementar una rutina antiarrugas natural, no te olvides de leerlo para ampliar información.